Reseña: El prisionero de Zenda.

Título: El prisionero de Zenda.
Autor: Anthony Hope. Estudió en Bailliol College de Oxford, se graduó en letras clásicas, 1885. Su primer obra fue A Man of Mark (1890). Su novela más famosa es El prisionero de Zenda (1894), en la que nos lleva al reino de Ruritania. Fue reconocido como Sir por su labor propagandística a favor de Gran Bretaña durante la Primera Guerra Mundial. Algunas de sus obras fueron llevadas al cine.

Resumen del argumento

Nuestro protagonista es Rodolfo Rassendyll tiene 29 años y dedica su tiempo a vivir la vida sin preocuparse demasiado por trabajar, ya que tiene una renta suficiente para no tener que hacerlo, cosa que pone muy nerviosa a la mujer de su hermano Lord Burlesdon. Rodolfo es pelirojo y tiene la característica nariz recta que se da en ciertos hombres de su familia. Ambas características tienen una explicación en un suceso pasado que une a su familia con la familia real de Ruritania (que no contaré para que lo podáis leer en el libro). Su familia no es partidaría de visitar Ruritania, pero a la muerte de su padre y sin confesarselo a su hermano y la mujer de este decide ir a pasar allí unos días, a ellos les dice que irá a Tirol de excursión y que de la experiencia pretende escribir un libro.

Empieza su viaje pasando por París donde se encuentra con un par de amigos, uno de ellos es poeta y está enamorado de una mujer, Antonieta Mauban, con la que nuestro protagonista coincidirá más adelante. Ya en el tren uno de sus amigos y él ven a Antonieta, pero no llega a conocer a Rodolfo, aunque él la contempla en la distancia, parte de camino a Ruritania y coincide en el mismo tren que la mujer, pero no llegan a hablar.


La editorial Debolsillo publicó una edición especial del gran clásico.

Antonieta va a Ruritania a ver la coronación del nuevo Rey, que es el hermanastro de su amante el duque. Debido a la coronación la ciudad de Strelsau está abarrotada y Rodolfo decide quedarse en Zenda hasta el día siguiente que se acercará hasta Strelsau a ver la coronación. En zenda se encuentran el castillo del amante de Antonieta, el duque Miguel.

Rodolfo busca alojamiento para pasar la noche, y habla con la hostelera y sus hijas por las que descubre que el Rey se encuentra en las tierras del duque de cacería, invitado por este mientras el duque se encarga de los preparativos de la coronación en Strelsau, la hija de la hostelera le informa de los rumores de la mala relación entre el duque y el Rey, ya que ambos quieren la corona y desean casarse con la misma mujer, la princesa Flavia.

Mientras habla con las mujeres llega al hotel el guardia del duque que queda asombrado al ver su cabello pelirrojo, este hombre le ofrece una habitación en la ciudad de Strelsau para hospedarse, Rodolfo acepta, manda su equipaje directamente a la ciudad pero opta por dar una vuelta por los alrededores del castillo y ver los bosques antes de irse.

Será en el bosque donde se queda dormido y lo encuentran dos hombres que están al servicio del Rey, asombrados por su parecido con el Rey empiezan a comentarlo hasta que de pronto aparece el Rey en persona, quien se queda sin habla al ver a Rodolfo, el Rey por cierto comparte nombre con nuestro protagonista, será llamado Rodolfo V, ambos comparten un carácter muy abierto y bromista así que pronto congenian y bromean sobre el curioso parecido y los rumores que corren entre sus dos familias. El Rey invita a Rodolfo a comer y beber en la casa del guarda, parece ser que el futuro Rey tiene un pequeño problema con la bebida y cae redondo al beber una botella especial que el duque ha dejado especialmente para él, al llegar la hora de partir para la coronación Rodolfo V no despierta de ninguna manera y los tres hombres restantes con la ayuda del guarda traman un plan, harán pasar a Rodolfo por el Rey para su coronación mientras a este se le pasan los efectos del alcohol, al principio algo reticente nuestro protagonista acepta ayudar al futuro Rey haciéndose pasar por él, total solo se trata de unas horas, luego volverá a dar el cambiazo con el verdadero Rey de Ruritania, parece la única solución y no tiene por que salir mal…

La historia nos sitúa en el país de Ruritania, entre las ciudades de Strelsau y Zenda, entre sus bosques y sus castillos. Ruritania es un país inventado por el autor que sitúa en Europa, esto me recuerda a otra historia narrada en “La princesa prometida” países y reinos inventados pero situados en la Europa real para la ubicación de los escenarios.

Este tipo de novelas se hicieron muy populares en la época, el libro ha envejecido muy bien, lo leí siendo una adolescente y ya entonces me encantó. Altamente recomendable tanto si te gusta el género como si quieres leer algo diferente a tus gustos habituales, es divertida, amena y de fácil lectura.

La novela ha sido llevada a cómic y cine en varias ocasiones.

Las imágenes que os dejo a continuación pertenecen a una adaptación con preciosas ilustraciones creada para niñas y niños de 10 y 11 años por Susaeta, os dejo el enlace a su web donde tenéis más imágenes e información sobre esta versión: http://leerconsusaeta.com/el-prisionero-de-zenda/

Un comentario de “Reseña: El prisionero de Zenda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *