Soy Mayor

Es el nuevo programa de Netflix que está creando controversia, pero ¿De qué trata? Te lo cuento y analizo a continuación.

En “Soy mayor” vemos a lo largo de veinte capítulos como niños de dos a cuatro años hacen recados para sus padres. Los episodios suelen ser cortos de unos diez minutos. Veamos algunos ejemplos:

Capítulo 1

Un niño de dos años y ocho meses es enviado por su madre al supermercado. El niño tendrá que hacer un recorrido considerable para su edad incluso cruzando carreteras, el niño lleva una bandera amarilla para señalizar cuando esté cruzando por pasos de peatones, lleva también puesto un “amuleto” que en realidad es un pequeño bolso donde lleva un micrófono, para poder oír todo lo que dice, cosa que se repetirá en todos los capítulos con todos los menores, además suelen llevar té o agua y caramelos.

Seguimos al niño en su aventura y vemos si consigue sus objetivos.

Capítulo 3

Hinako tiene varias tareas que hacer, llevar un regalo a una amiga de su madre, llegar hasta una pequeña estatua, ir al supermercado y por último recoger cebollas y col del huerto. El programa pone mapas ilustrados para que veamos el recorrido total. En este episodio la zona es muy rural, en las zonas así a veces vemos a los niños sorprendidos por la presencia de “tanta gente” o gente que no conocen, en realidad es el equipo del programa. Muchos menores se paran a hablar con ellos y les piden consejos para continuar su camino.

Seguimos a la niña en su aventura y vemos si consigue sus objetivos.

Otros capítulos transcurren en pueblos pesqueros, y los niños tienen que hacer recados relacionados con la pesca del día, en otros son parejas de menores, amigos o hermanos que hacen el recorrido y los recados juntos.

¿Dónde está la polémica?

Como os decía el programa ha creado controversia, recibiendo críticas de algunos espectadores por la corta edad de los niños y por ir solos a hacer los recados, pero vamos a analizarlo un poco.

En Japón es muy típico el “Hajimete no otsukai” que se traduciría como “el primer recado”, algo como lo que vemos en el programa, solo que la mayoría de niños suelen hacerlo a partir de los cinco años, aunque siempre dependerá de los padres.

En el programa hay un equipo bastante grande de personas que acompaña al niño sin que este se dé cuenta, muchos de ellos se encargan de llevar las cámaras ocultas (en cestas, bolsos, cajas de herramientas) y su vestimenta se adecúa a la situación, si están en ciudad vestirán y se harán pasar por ciudadanos ajenos a ellos y si están en zonas de campo llevarán vestimentas más rurales. Acompañan al niño en todo su recorrido, asegurándose de que no corre ningún riesgo hasta que vuelve a casa.

Estas practicas se dan con mayor frecuencia en barrios pequeños, pueblos o aldeas, zonas donde todos los vecinos se conocen y además la costumbre de “el primer recado” es muy conocida, todos los vecinos están al tanto si ven a un menor solo y son conscientes de lo que está haciendo, por ello todos contribuyen en esta primera aventura para los niños.

La mayoría de veces cuando ocurre esto en la vida real el menos no suele ir solo, a parte de la ayuda de los vecinos la madre o el padre suele ir cerca sin ser visto pero vigilando en todo momento. Los recados suelen ser más sencillos que algunos de los casos que vemos en el programa y siempre van a lugares que el niño frecuenta con sus progenitores.

Los menores japoneses suelen tener un buen sistema de señalización, más en las grandes ciudades, precisamente para las zonas que los menores transitan habitualmente, también suelen tener un silbato para utilizar por si se ven en peligro o encuentran a alguien amenazante. Estas prácticas suelen ser más peligrosas en estas ciudades y puede por tanto ser menos habitual.

¿Ya has visto el programa? Deja en comentarios tu opinión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.